MAGDALENAS ESPONJOSAS

11:00

Esta semanita intentaré endulzaros un poco con unas magdalenas que no son verdaderamente muy dulces porque mi repostería suele pecar de eso pero si muy muy esponjosas, de las que en cuanto tocan la leche absorven todo lo que su tamaño permite. Esta es mi primera receta de magdalenas la que más me gusta y así la pasé a limpio con las cantidades finales.



INGREDIENTES:

4      huevos
1      taza de azúcar
1/2   taza de aceite
1      taza de leche
1      sobre de levadura o gasificante
2      tazas de harina
sal
ralladura de limón



Separar las claras de las yemas y reservar las claras para montar a punto de nieve con una pizca de sal y parte del azúcar.
En un bol se blanquean las yemas con el resto del azúcar y la ralladura del limón, tener en cuenta que antes de rallar el limón hay que lavarlo bien.



Agregamos la leche y después el aceite.



Tamizar la harina y la levadura. Este paso es muy importante en repostería para ayudarnos a que la masa que más esponjosa.



Vamos incorporando poco a poco en 3 o 4 veces y mezclándola bien con el resto de la masa.



Para montar las claras usaremos la varilla de la batidora moviéndola de arriba a abajo para meter aire y que nos ayude a montar mejor, con una pizca de sal. Una vez que va montando añadimos el azúcar que habíamos reservado. Mi relación con las claras a punto de nieve no es muy buena, de hecho la mayoría de  las veces no hay relación porque no montan ni a tiros. Hoy como podéis ver sí.



Mezclamos las claras con el resto de la masa con movimientos envolventes, nunca con la batidora.



Dejar enfriar bien la masa en la nevera unas horas.



Precalentar el horno a 210º.
Introducir las cápsulas dentro de unos moldes para que no se abran por el peso de la masa y nos quede con la forma de la magdalena.
Como veis con esta receta no sale el característico copete de la magdalena, pero son tan esponjosas que no importa.




También te puede interesar...

0 comentarios

Síguenos en Facebook