¡Horror! Gotelé

10:00


No sé por dónde empezar porque la simple mención de la palabra gotelé hace daño a todos mis sentidos. Pienso en el gotelé y rememoro las hombreras de mi madre, la permanente y las paredes de mi habitación, de la casa de mis abuelos, de la casa de mis suegros... ¡en fin! me siento niña de nuevo. Para mis jóvenes y bienvenidos lectores que no tienen ese recuerdo les pondré en antecedentes de lo que es esta técnica.
La palabrita viene del francés y es un sistema que consiste en repartir gotitas de pintura al temple que dan este aspecto final.





Permite hacer gotas de diferente grosor, desde las más finas hasta ese punto tan abrasivo para la piel cuando te rozas con la pared de un garaje y te dejas allí las epiteliales. Existe  un papel que lo imita e incluso se pueden hacer las gotitas dichosas de distintos colores.



Hasta hoy -y digo hay porque todavía existe- se utiliza en la construcción, que no en la decoración.
Es horroroso, sabes ese momentazo, depués de meses de búsqueda y otros tantos más de espera cuando por fin, llaves en mano entras a tu preciado piso nuevo y te encuentras con ¡oh! sorpresa las paredes están llenas de gotelé. Entonces van pasando uno a uno por tu cabeza todos los papeles que has estado seleccionando para adornar tus paredes y ese color perfecto que has elegido para complementarlos. He de deciros además que no sólo esto, sino que es posible que hayan hecho tal chapuza con las paredes que han usado el gotelé para taparlo.
En este punto estaréis intentando respirar pausadamente y no encontraros con el maldito contratista que os la ha liado. Podéis respirar tranquilos porque todo en esta vida tiene solución, es un marrón de preocupar, pero la tiene.

OPCIÓN A: contratar a un profesional que lo solucione y ya de paso pintas, pones el papel... y vacías un poco la cuenta corriente.

OPCIÓN B: DIY!!! y llénate de polvo hasta las orejas.
La herramienta más sencilla para nosotros es el agua, hazte con un bote-spray lleno de agua, ármate de paciencia y poco a poco vas humedeciendo el gotelé y con una espátula lo vas retirando.
Otra opción es que además ya este recubierto de pintura plástica  para esto habría que aplicar una mano de pasta y después darle a la lijadora, con lo que ello conlleva.
Como os había adelantado ambas son un marrón, hay que armarse de paciencia y al toro.

Si en tu caso no puedes elegir  ninguna de estas opciones busca una forma de disimularlo con algo grande, un cuadro, una librería, un biombo...

Una vez finalizado tendremos la pared preparada para cosas así.



Papel pintado de estilo inglés

Decoración con retales (via)

También te puede interesar...

0 comentarios

Síguenos en Facebook