DIY Moldura para el techo

9:30

No sé si os habéis dado cuenta pero la semana laboral para algunos toca a su fin y por fin desde no me acuerdo ya cuando se presenta por delante la perspectiva de un fin de semana sin paraguas. Supongo que muchos ya estaréis pensando en las futuras vacaciones -afortunados hoy en día- otros cuantos las tenéis pero no podéis ir a ningún sitio y otros bastantes -cada día más, no tenéis vacaciones. Para los que vais a estar en casa como digo yo "espantando moscas con el rabo" os traigo un DIY que podéis hacer para aprovechar ese tiempo libre.
Muchas de estas cosas que os traigo son experimentos propios, éste es uno de ellos. Una de las cosas que no teníamos en casa, son molduras en los techos. Ya sabemos que en casa del herrero cuchara de palo, y los techos son nuestros eternos olvidados, pues que sepáis que importan y mucho porque ayudarán a darle ese carácter que queréis imprimir a vuestra vivienda. Es como si te encuentras un retrato con la cabeza cortada -bueno con los giros que da el arte hoy en día nunca se sabe....-
Cuando te pones a ello, vas al escayolista, eliges la moldura...y luego te pasas los dos meses siguientes sacando polvo por toda la casa, pues buscas otras alternativas. Limpia y económica, molduras de poliuretano.
¿Qué necesitamos?


Todos los materiales necesarios los podéis comprar en el Leroy Merlin.
Si os fijáis la ingletadora es diferente, ya que estas molduras de poliuretano tienen forma cóncava y al hacer el corte no nos vale con hacer un corte en diagonal, tiene que llevar un ángulo en concreto para que luego las piezas casen. Para evitar desperdiciar mucho material antes de hacer el corte hay que asegurarse dos veces para que luego las piezas encajen.


Empieza por una esquina de la estancia. Cortar, aplicar suavemente sobre la pared y presionar para que el pegamento especial fije. Esto es paso incomodo, en casa lo solucioné haciendo palanca con las propias piezas de poliuretano contra algún objeto o mueble, en 5 minutos el pegamento habrá fijado a la pared.
Una vez hecho el primer corte difícil, los demás salen solos y en un rato -dependiendo del tamaño de la estancia- has terminado.
Truquili, si hay alguna esquina fea o golpeada elimínala antes de colocarla sobre la pared, hay que decir que  estas molduras se marcan en seguida, así que manipúlalas con cuidado.
Dejar secar bien una horas y lijar los restos del producto y esas posible esquinas que hayan podido quedar.


Por último un par de manos de la pintura elegida y podremos ver el cambio en nuestra habitación. Como es poliuretano no necesita imprimación.



¿Qué os parece el resultado?






También te puede interesar...

2 comentarios

Síguenos en Facebook