Solomillo Wellintong

9:30

Una semana más volvemos con un receta.
Los que más, menos han oído hablar del reality de la Uno, Master Cheff, yo la verdad es que no lo sigo mucho -más bien nada- pero a veces haciendo zapping me detengo un rato en el programilla en cuestión. Hace unas semanas una de las pruebas de eliminación consistía en hacer un Solomillo Wellintong y cómo casi siempre que algún alimento entra por mis ojos, me quedé a verlo. Navegando por la red he visto que en los últimos días han proliferado por la red los solomillos Wellintong, yo hoy os traigo mi versión.
Para mí no es una receta nueva, ya que hace años que la practico, pero en la versión más económica, porque vale que el solomillo de vaca está teta-teta pero no es para todos los bolsillos. Prefiero sustituirlo por un solomillo de cerdo, queda muy rico también y reducimos los costes de la receta.
Para mí es la típica receta que puedes utilizar cuando tienes invitados y no quieres pringar en la cocina mientras los demás comen, de categoría, sabrosa y fácil teniendo en cuenta algunos puntos importantes.
Allá vamos.



Salpintentamos el solomillo y lo pintamos con mostaza, cantidad al gusto -cuidadín con las mostazas muy fuertes-. En una sartén antiadherente ponemos el solomillo, la cuestión es sellar bien la carne para que no pierda los jugos, sino te quedará el plato muy secote. El fuego de un 12, lo puse al 10.
Una vez dorado lo sacamos a una rejilla para que repose.
Para la farsa yo usé boletus que tenía por casa, puedes sustituirlos por champis. Rehogué la cebolla, añadí los boletus a fuego alto con un chorrito de brandy y sal al final, reservar.
Enrollamos el solomillo con la farsa y la tocineta, igual que si estuviéramos haciendo un rollito y lo envolvemos en film transparente como un caramelo y reservamos en la nevera, unos 10 minutos.
Mientras preparamos el hojaldre. Una vez enfriado el solomillo hacemos un paquete con el solomillo dentro del hojaldre y buscando un poco de inspiración ponemos algún adorno con el propio hojaldre en la parte superior. Pintamos con huevo para que luego quede doradito y al horno, que habremos precalentado a 225º, cuando introduzcamos el paquete 20 minutos a 180º, con calor arriba y abajo.

Para la salsa, ponemos al fuego la sartén que hemos utilizado para sellar la carne, vamos a aprovechar los restos que han quedado del solomillo, echamos las pasas y cuando hallan cogido temperatura un chorro de brandy, dejamos que evapore el alcohol e incorporamos la leche evaporada. Reservamos unas cucharadas de la crema a la que añadiremos una cucharadita de maizena -esto es porque la leche evaporada es muy líquida y queremos darle un poco de consistencia-. Mezclamos todo al fuego mientras removemos, por último añadiremos el ajo que habremos machacado hasta dejarlo casi transparente -truquili, para machacar el ajo ayúdate con un poco de sal-. Reserva la salsa.



Hay varios pasos importantes a seguir para que la receta nos quede de 10.
Como ya os he dicho, sellar bien la carne o perderá lo jugos y quedará muy seca.
Siguiendo con los jugos cuando envolvamos el solomillo con el hojaldre hay que tener mucho cuidado tiene que quedar bien cerrado porque, otra vez,  perderá los jugos.
El punto de la carne en el caso de solomillo de cerdo tiene que ser blanco con un tono rosado en el centro, como veis, para que no os creáis que a las blogeras todo nos sale perfecto, me quedó un poco pasado de punto y demás el hojaldre no estaba muy bien y se descacharro entero al colocarlo, se rompió, perdiendo así parte de esos dichosos jugos, es importante que la matería prima sea de calidad, a veces por culpa de esto todo nuestro trabajo se puede ir al traste.

También te puede interesar...

2 comentarios

Síguenos en Facebook