Pan de Molde Dulce

9:30

Cuando perseveramos, lo normal es que tarde o temprano obtengamos resultados a este esfuerzo, quizás no del todo satisfactorios, pero sí de esos que te animan a seguir a delante. Cuando yo persevero, en mi casa me dicen "¿Otra vez eso?", pues si, te vas a hartar de comer ESO hasta que me salga bien, "mis lectores se lo merecen y no voy a tirar la toalla porque no quede bien la primera vez" es más que posible que desperdicies materia prima, pero no lo veas así, es una inversión para el posterior goce de nuestras papilas gustativas.

Con esto lo que quiero decir es, que no os creáis que todo lo que veis aquí es un camino de rosas, algunas veces para llevar a buen término una receta es necesario alguna prueba, tener buena mano para la cocina no quiere decir que todo salga bien. Así pues si os animáis con cualquier receta, no tiréis la toalla si a la primera no sale bien.
La receta de hoy en concreto tuve que intentarlo hasta cuatro veces para conseguir el resultado deseado. Las dos primeras fue un completo desastre, le tercera quedó soso y por fin a la cuarta fue la vencida.

Hoy vamos a hacer pan. Que no, que no es difícil hacer pan, es pringoso, y lleva tiempo -que no trabajo-. Tenemos que respetar las cantidades y los pasos nada más.
Yo a la hora de hacer pan yo busco siempre a Iban Yarza ya que hace que un proceso laborioso como el pan parezca de lo más fácil y divertido, pero no sólo tenemos a Iban, sino que a nivel internacional Dan Lepard es uno de los panaderos con más prestigiosos del mundo.
La de hoy es una receta sencilla, que más que otra cosa nos va a llevar tiempo, el tiempo de espera para que la masa vaya subiendo, allá vamos.





Mezclamos en un recipiente la leche a temperatura ambiente, la miel, la sal, el azúcar y la levadura desmenuzada. Después vamos mezclando la harina -podemos hacer lo con las manos o ayudarnos con una espátula de madera o goma- hasta que tengamos una masa elástica y pegajosa, entonces añadiremos la mantequilla a temperatura ambiente, amasamos, damos un poco de forma y dejamos reposar  durante 10 minutos en el mismo recipiente, tapada con un paño.
Ahora pasamos la masa a la encimera que habremos untado con aceite para que no se pegue. Breve amasado de 10 segundos y la devolvemos al recipiente también untado con aceite. Dejamos reposar 10 minutos y repetimos la operación hasta tres veces -breve amasado, reposo-. Veremos como la masa va aumentando su volumen.
En el último amasado y dejamos reposar 30 minutos tapada con el paño.
Pasado este tiempo colocamos la masa en el molde que vayamos a usar y la dejamos unas 2 horas, hasta que haya doblado su volumen.
Precalentamos el horno a 210º con calor arriba y abajo, pintamos la superficie con un poco de leche mezclada con azúcar y agua de azahar, e introducimos al horno, los primeros 15 minutos a 210º y luego bajamos la temperatura a 180º durante 30 minutos.
Sacamos del horno desmoldamos y dejamos que enfríe en una rejilla.





En definitiva, con los tiempos de espera, unas 4 horas en total nos llevará la receta, aunque el trabajo se reduce a poco más de media hora
Los usos que le podemos dar a este pan son un montón, para la tostadora, unos sandwiches con un puntito dulce o simplemente para untar en leche.



By Sara

También te puede interesar...

0 comentarios

Síguenos en Facebook