Nos fuimos a coger moras

9:00

Como os dije la semana pasada, este fin de semana hemos ido a coger moras. Un año más estamos de suerte y hay un motón que podremos usar para reponer las reservas de mermelada de mora para toda la familia.
Os diré que antes de probar la mermelada de mora casera este dulce no estaba dentro de mi despensa salvo para alguna invitada habitual que hace tiempo solía pasar por mi casa.
El día que José apareció en mi vida vino cargado de muchísimas cosas entre ellas productos como este, que gracias a ese puntito de acidez y de ausencia de dulce me conquistó desde el primer día que se posó en mi tostada y ha pasado a convertirse en un habitual en mis desayunos.
Os diré que coger moras no es tan divertido como parece, a pesar de que te puedas pegar una buena tripada con ellas, ya que las moras crecen en los zarzales y lo normal es que acabes con las manos y piernas llenas de arañazos. He de confesar que este no es mi caso porque mientras otros cogen moras yo me dedico a hacer fotos....



Este año tenemos una nueva colaboradora aunque las que ha cogido Naia sólo han pasado de su mano a su tripa y rápidamente ha aprendido cuales se cogen y cuales no.




Como veis unos trabajan y otros miran a través de su cámara.


Y hasta los cuadrúpedos de la familia saben lo que es bueno.




© Esta publicación es original de Tu Cajón Vintage Prohibida la copia total o parcial, sin citar y enlazar a la fuente original.

By Sara

También te puede interesar...

0 comentarios

Síguenos en Facebook