Macro del día, caracol

23:31



Hoy para variar hemos salido al exterior, que ganas tenía ya de sacar la cámara a pasear por el campo y buscar unas imágenes un poco diferentes. La verdad es que podía salir por la ciudad a buscar macros pero me da un poco de vergüenza...no sé ...mira una pirada con su cámara pegada a un clavo, no en realidad por lo que piense la gente, sino por el hecho de sentirme observada.
En fin, en el campo nadie me mira, excepto el animalito al que en un día como hoy, he molestado y por cierto, librado de la quema. Ya que he de confesaros que este caracol y sus compañeros tienen un incierto destino, o quizás no tan incierto, porque sí que es cierto que van a ir a la cazuela, pues estos bichitos cantabrones han llegado hasta Roscales de la Peña con ese único fin, proveer a mi familia política de caracoles para medio año. Y es que además estos Rueda, no saben hacer nada a poquitos, mi suegro, ese que os decía el otro día que duerme mal...es 'Don madrugones' así que en uno de sus últimas malas noches volvió a la hora del desayuno con 14, si 14k de caracoles, verídico, es como los 80k de níscalos que nos cogimos este año, jeje.
En fin, que mi modelo por un día, se ha librado de una buena, ya que luego se me olvidó devolverlo a la caja.
No sé si hay algún fan por aquí de los caracoles, pero bueno, os diré que antes de hacerlo hay que tenerlos unos días purgando, que limpien bien antes de cocinarlos, no sé muy bien cómo va porque personalmente, yo no los he probado en mi vida, ni pienso hacerlo, prefiero verlos como os lo muestro hoy.











Con estas fotos participo en el Macro del Día de Nika Vintage




By Sara

* twitter * facebook * pinterest * instagram *

También te puede interesar...

13 comentarios

  1. Estoy deacuerdo contigo…prefiero verlos que comermelos…aunque no los he probado ni pienso hacerlo…
    A mi pasó el otro dia …que estaba fotografiando y poniendo posturas para captar mejor y de repente me veo un viejito que me está mirando…pero no me dijo nada…me sonrió y siguió a su bola y yo a la mia…
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. por cierto unas fotografias chulisimas!!! las vió ya el suegro???jijiji

    ResponderEliminar
  3. Unas fotos hermosas Sara, con tanta definición!!! Que lindo poder ser como el caracol y sacar los cuernitos al sol!!!

    ResponderEliminar
  4. Que bonitas fotos Sara! Aquí también son un manjar los caracoles,pero a nosotras no es que nos apasione comerlos!
    Besos de las dos

    ResponderEliminar
  5. Que bonitas fotos¡¡ que tonalidades tiene ese caracol, preciosas¡¡¡ ahh y a mi me encantan comerlos de muchas maneras cocinados besos

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué maravilla de fotos! nunca había visto un caracol tan de cerca ¡increíble! :)
    Bsos
    Leo

    ResponderEliminar
  7. A mi también me gusta comerlos y que la salsita que pique bastante. Y me gusta mirarlos, son muy graciosos con sus antenitas. Una pasada de fotos. besos

    ResponderEliminar
  8. Preciosas son las fotos que nos enseñas!!! De pequeña recuerdo que los limpié alguna vez y después los comíamos.
    El caracol es precioso!!!
    Lola

    ResponderEliminar
  9. Que fotazas Sara!! Yo tampoco he probado los caracoles ni lo hare... me alegra que se librara!!! ji,ji,ji,ji!!!
    Unas fotos geniales para el ultimo #macrodeldía del verano, volveremos en septiembre con mas fuerza, mucho material y tal vez alguna novedad!!
    Besos!
    Nika

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué bonitas fotos Sara! Yo me quedo con verlos así, vivos y a su ritmo. Un besote y feliz finde.

    ResponderEliminar
  11. Me encanta como lo muestras, asi de entrañable, precioso!!!
    Bss

    ResponderEliminar
  12. Que rabia que me ha tocado escribir el comentario dos veces por culpa del servidor que me juega malas pasadas cuando le da la gana.
    Me alegra saber que has podido disfrutar del aire libre fotografiando en modo macro a un caracol, el pobre va cargadito con otro a sus espaldas y continúa con su recorrido. Son realmente buenas tus fotos siempre y ver los detalles de este caracol es increíble.
    Hay que ver lo que cambia uno con los años y al ver estas fotos me doy cuenta de que sería incapaz de comerme un caracol que antes he visto pasear tan tranquilo. De pequeña los comía y me gustaba el caldo que salía de ellos con sabor a hierbabuena y en salsa también estaban sabrosos. Ahora ni regalados los quiero para comérmelos, prefiero verlos bien vivos y a su aire antes que en mi plato.
    Y se me hace extraño pensar en los veranos sentados en la terraza de un bar un sábado por la noche con un vaso de caracoles bien calientes que tenías que dejar enfriar si no querías quemarte la lengua.
    Y estos dos pobres se libraron de la cazuela de tu suegro y han podido continuar con su camino.
    Si que es exagerado tu suegro, todo a lo grande jejejeje, eso si hay caracoles para una larga temporada.
    Respecto a sentirse observada mientras haces fotos macro te entiendo, yo procuro pasar de la gente e ir a lo mío y no perder detalle de cualquier objetivo apto para ser inmortalizado. Si tu no los miras tampoco sabrás si te están observando, cada cual se entretiene como le gusta y así luego vienes y nos premias con estas estupendas macros.
    Buen fin de semana Sara, besitos.

    ResponderEliminar
  13. Fotazas!!!!! Qué chulas todas. Qué bonitos los colores del caracol y preciosos todos los detalles. Yo tampoco soy de comer caracoles. Un besazo y que tengas un gran verano

    ResponderEliminar

Síguenos en Facebook