El rosa también es para las sillas

9:00



El el reciclaje de muebles -hablo de reciclaje porque lo que yo hago no considero que sea restauración- como en todo, siempre hay un motón de maneras de entender el concepto de lo que se quiere sacar del mueble. El uso, dónde se va a situar, influirán los colores o el acabado final del mismo. Los muebles en los que yo trabajo cambian completamente su apariencia, claro está desde un modesto trabajo de amateur. Por eso hablo de reciclaje, ya que para mí la restauración consiste en reparar algo para dejarlo como estaba originalmente.
En realidad lo mío es crear algo 'nuevo' partiendo de algo usado... bueno nuevo, nuevo...a la silla que os enseño hoy los años de encima no he conseguido quitarlos, el lifting y el botox no son lo mío.
Hemos cogido una silla viejuna y la hemos adaptado para situarla en una cocina con muebles de diseño sencillo y actual en tonos blancos y grises, como a esta cocina la complementa un módulo Besta de Ikea con la puerta rosa hemos decidido aplicar ese color para la silla, un rosa empolvado, tan tan clarito que en las fotos apenas se aprecia, da igual el resultado es perfecto, sobretodo y como en este caso para acompañar a dos sillas Eames en blanco.





Lo primero es decapar, que el producto sea bueno es importante dependiendo del tiempo que queramos dedicar a realizar este paso, en función del barniz es más que probable que necesite más de una mano. Lijamos para dejar la superficie preparada finalmente para la pintura. Después le daremos el tratamiento para la carcoma y bichos varios que afectan a la madera, si tiene agujeros como en este caso hay que aplacar también dentro de los mismos.




Ya únicamente queda pintar, como en otras ocasiones he usado chalk paint casera, hace ya bastante que os deje como la hago, CLICK.




Como toque final he realizado un decapado, que consiste en lijar ciertas zonas, las que habitualmente se desgastarían por el uso este paso hazlo con una lija suave para ir poco a poco y no pasarse de viejo. Respecto a los agujeros de la carcoma no los he tapado, porque me gusta que queden a la vista, dándole ese toque rústico.








Quizá os penseis que me he encontrado la silla en medio del monte pero es que me encanta buscar escenarios nuevos para las fotos, sobretodo si encima te comen las moscas hasta tal punto que te es casi imposible enfocar con la cámara.

¡¡¡¡Feliz fin de semana veraniego!!!!


By Sara

* twitter * facebook * pinterest * instagram *




También te puede interesar...

9 comentarios

Síguenos en Facebook