Reforma de una casa de curas

0:06



Hoy estoy súper ilusionada porque voy a mostraros el primer home tour, CLICK con fotos mías, la casa no claro, ya me gustaría...Llevan guardadas en la recámara desde agosto -aunque parezca mentira es cuando más tiempo saco para este tipo de cosas- y entre unas publicaciones y otras estaba buscando en momento adecuado para darle a esta casa todo el protagonismo que se merece.
Para ser mi primer reportaje-home tour me ha encantado la experiencia. Una vez que ves las fotos te das cuenta de mil detalles que te has dejado, esquinas que fotografiar y es que a esta casa se le puede fotografiar absolutamente todo, porque todo es pura esencia. Ya me gustaría uno de esos estilismos de esas blogueras, decoradoras, fotógrafas, diseñadoras...súper woman en general.
En el home tour de hoy nos vamos a visitar una antigua casa de curas, si he dicho bien. No os penséis que he ido a molestar a unos curitas durante sus oraciones. Esta vivienda es una herencia familiar que llegó a manos de nuestras dos protagonistas Nuria y Noelia en un lamentable estado.







Os podéis imaginar, una vieja casona de robustos muros de piedra cerrada durante años y que escondía en su interior un motón de piezas maravillosas que se han ido restaurando para volver a formar parte de esta casa y ayudar a darle ese toque tan castellano y rústico que tiene la casa.








Estamos acostumbrados a viviendas llenas de luz, de grandes ventanales, suelos blancos, paredes blancas, techos blancos... este casa es todo lo contrario pero es que además por más que intento imaginármela con esos magníficos techos de madera, en blanco, no lo veo, perdería todo su encanto rústico.
Piensa en una cuadra llena de pequeñas piezas, perfectas por toda su imperfección, aparadores con gruesas puertas, librerías roble y castaño, baúles de bisagras desvencijadas...






Detrás de esto hay un gran trabajo familiar, ya que la casa ha sido restaurada por sus dueñas, madre e hijas junto con ayuda de la familia, restauras muebles, suelos sacar la piedra, luz, tuberías, paredes...y todo esto en los ratos libres, después de toda una semana de trabajo y un viaje de dos horas, pásate todo tu fin de semana raseando paredes y haciendo masilla.






Lo bueno que tienes estas cosas es que una vez realizado todo el trabajo, que, más de una vez han pensado que nunca acabarían, han conseguido una preciosísima casa envidia de cualquiera, en la que ahora sí pueden disfrutar de su tiempo libre.




Las imágenes de hoy pertenecen a la planta baja, salón comedor, un baño, la entrada y una pequeña habitación de invitados. El post lo voy a dividir en dos días porque la casa lo vale un motón de fotografías, después de dos horas allí...¡casi me tienen que poner un plato para comer!








imágenes TCV

By Sara

* twitter * facebook * pinterest * instagram *




También te puede interesar...

7 comentarios

Síguenos en Facebook